Sistema Monetario

La verdadera naturaleza del dinero de curso legal forzoso que utilizamos para nuestra economía es la confianza, no tiene respaldo material alguno, son monedas fiduciarias.

El dinero fiduciario se crea mediante la expansión del crédito privado. Los ciclos económicos clásicos del capitalismo ya no rigen el éxito o el fracaso puesto que hay entidades “sistémicas”: en caso de quiebra provocarían el hundimiento total del sistema. Los bancos centrales con sus medidas de "estímulo cuantitativo" mediante múltiples métodos (rebaja de los tipos de interés, re-financiaciones a largo plazo, compra de activos, etc.) lejos de solucionar la crisis financiera del año 2008 han metido en un callejón sin salida a la economía. Los problemas de deuda y apalancamiento excesivos han empeorado. Las entidades "sistémicas" son aún más grandes todavía, y por tanto su caída afectaría todavía más a la economía. El balance de los Bancos Centrales no ha dejado de crecer durante los últimos cinco años hasta haberse convertido en los fondos de cobertura de riesgos más grandes del mundo. Su única salida supone la destrucción de las monedas que emiten y la hiperinflación monetaria.

El patrón oro: los precios de los bienes y el precio de referencia del oro.

Mientras funciona un patrón oro, los aumentos en la productividad se expanden a toda la sociedad provocando la bajada de los precios de los bienes y el aumento del poder adquisitivo.

Sin embargo, el sistema fiduciario de reserva fraccionaria extrae valor de la economía, como un parásito, que mediante la inflación expropia el ahorro público y privado.

La burbuja de todas las burbujas: el dinero fiduciario.

Sistema monetarioDe alguna manera, durante todo el siglo XX hasta 1971, el oro sirvió como patrón monetario. Esto es, todas las divisas establecían de facto un cambio fijo respecto al oro. La cantidad de oro físico almacenado como reserva en las arcas del Banco Central era una restricción a la cantidad de dinero que éste podía crear.

Desde 1971, el sistema monetario internacional ya no tiene la referencia del oro, con lo cual se puede crear infinita cantidad de divisa sin tener respaldo en oro. La inflación ha ido erosionando el valor de las divisas desde entonces, y la deuda viva es impagable sin un aumento dramático de la productividad. La única vía que le queda a los planificadores centrales es la de crear nuevo dinero para repagar las deudas que van cumpliendo, en una espiral hiperinflacionaria que terminará por destruir el valor de todas las monedas fiduciarias.

La moneda de referencia final volverá a ser el oro. Los ahorros de los que no posean oro se esfumarán.

  • Los derivados financieros y la globalización:
    El volumen de derivados financieros (productos financieros sintéticos, que no otorgan la propiedad de ningún valor tangible concreto) supera los 1000 Billones de Dólares, varias veces mayor que el PIB mundial (unos 65 Billones), y afectan a todo el mundo, no de encuentra localizado en un país concreto.

  • Quiebras bancarias y expropiación de cuentas:
    Como la economía real, el ciclo de abastecimiento de las sociedades, está decreciendo, no hay rendimiento suficiente para reponer las deudas. Cuando comiencen las quiebras causadas por los impagos, los gobiernos aplicarán las leyes que regulan la incautación de los depósitos bancarios a cambio de acciones del Banco quebrado. Se han dado ejemplos en países vecinos de la UE, como Chipre, Italia y Portugal.

  • Estamos en el bloque monetario perdedor:
    La imposibilidad de evitar el colapso del actual sistema monetario internacional no sorprende desprevenidos a algunos países. La mayoría de los denominados “países emergentes” llevan más de una década organizando un plan alternativo. El sistema financiero occidental (FMI, Banco Mundial, Banco Internacional de Pagos) frente al sistema BRICS (el BRICS de oro).

    El pasado agosto de 2014 se crearon un Fondo de reserva monetaria de unos 100.000 millones para el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras (BAII), al margen del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, en la cumbre de los BRICS (siglas que representan las iniciales de los principales países “emergentes”: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

    El bloque de los BRICS está planificando la salida de la crisis mediante la puesta en marcha de proyectos que incrementan la productividad de la economía en general, que convierten en más productivo todo trabajo realizado en ella. Occidente se dirige en el sentido opuesto, el camino de la expoliación y deterioro de las condiciones de vida de sus habitantes.


QR code

Vistos recientemente

No hay productos
Comparar 0